Urban Commoning in Europe

La recién creada Oficina de Acción Comunal se interesa por los posibles (e imposibles) solapamientos entre los comunes urbanos, los procesos políticos municipalistas y las prácticas concretas que los sustentan.

Por un lado, asistimos a la emergencia de proyectos de comunalización que reclaman la capacidad de transformar la gobernanza de los territorios en los que están arraigados. Por otro lado, los comunes urbanos han sido identificados como un componente central de la hipótesis política municipalista. Este mapeo pretende determinar los elementos y características que hacen que estos procesos sean replicables y escalables. Es decir, los principios y protocolos necesarios para expandir y fortalecer las prácticas de commoning en diferentes ámbitos y escalas territoriales.

Las nuevas experiencias de gobierno común de espacios urbanos, así como de servicios públicos y necesidades básicas como el agua y la energía, tienen un potencial indispensable para democratizar la gestión municipal local y transformar los entornos que habitamos.

En los últimos años la hipótesis política de los comunes se ha propuesto como una de las formas de frenar el cercamiento de los recursos necesarios para la vida colectiva, por parte del capitalismo financiero y en aras de un desarrollo económico basado en la explotación de los recursos – materiales e inmateriales – del planeta. Las nuevas experiencias de gobierno común de espacios urbanos, así como de servicios públicos y necesidades básicas como el agua y la energía, tienen un potencial indispensable para democratizar la gestión municipal local y transformar los entornos que habitamos. Este contexto nos lleva a repensar los modelos de toma de decisiones y de participación en el ámbito municipal, impulsando nuevos marcos de colaboración, co-decisión y enfrentamiento entre las administraciones públicas y las organizaciones ciudadanas.

Contestar a la pregunta: “¿qué comunes?” nos permite repensar sus marcos institucionales, en relación con el ámbito comunal.

En este marco, el objetivo de este mapeo es identificar experiencias europeas que se enmarcan en una perspectiva política, ecológica e institucional sobre las condiciones de producción y reproducción de los comunes urbanos. Contestar a la pregunta: “¿qué comunes?” nos permite repensar sus marcos institucionales, en relación con el ámbito comunal. De entre la multiplicidad de proyectos, agentes, campos de estudio y definiciones ontológicas que tratan sobre comunes, a nosotras nos interesan aquellos comunes urbanos emergentes, espacios en disputa que han sido recuperados del espacio público-estatal o privado-mercantil y que para su desarrollo, continuidad o mera existencia requieren de una relación con algún marco institucional, especialmente en el ámbito local. Nuestra hipótesis es que lejos de ser únicamente formas de gestión de bienes económicos, los comunes urbanos pueden ser procesos potentes para transformar la vida urbana y democratizar radicalmente la esfera pública. Los comunes entendidos, en consecuencia, como modo de ampliar el marco político, y no solo el marco de decisión jurídico o técnico.